¿Por qué decimos ‘conmigo’ pero no ‘sintingo’?


 

¿Por qué decimos ‘conmigo’ pero no ‘sintingo’?

El Departamento de «Español al día», que forma parte de la RAE, está formado por un equipo de filólogos y lingüistas especialistas en español normativo. Fue creado en 1998 y tiene como cometido principal ser una herramienta práctica para resolver dudas de carácter lingüístico (ortográficas, léxicas y gramaticales) desde la perspectiva de la norma que regula hoy el uso culto del español.

Una de las ventajas que ofrece es que las consultas son publicadas en la página web: https://www.rae.es/espanol-al-dia

Nos ha llamado la atención una consulta que es bastante común entre los estudiantes extranjeros de español:

“¿Por qué se dice «conmigo», «contigo», pero no *«sintigo», *«sinmigo»?

A extranjeros y nativos les causan extrañeza las peculiares formaciones conmigo y contigo (también la reflexiva consigo). De acuerdo con la manera en que se combinan en español la mayoría de las preposiciones con los pronombres personales (hacia mí, hacia ti, hacia sí; de mí, de ti, de sí; para mí, para ti, para sí; etc.), lo esperable hubiera sido decir *con mí, *con ti, *con sí.¿Por qué no ha sido así?

Para explicar esta anomalía, hemos de remontarnos a la lengua latina. En el latín clásico, la preposición cum presentaba la particularidad de escribirse unida y pospuesta a la forma de ablativo de los pronombres personales: mecum, tecum, secum, nobiscum, vobiscum (como se aprecia en la fórmula de la liturgia católica Dominus vobiscum, ‘el Señor [esté] con vosotros’).

 

conmigo

 
Foto: imageneseducativas.com

 

En los primeros estadios del romance hispánico, las formas latinas mecum, tecum y secum dan lugar, por evolución fonética, a migo, tigo y sigo; los hablantes, perdida ya la conciencia de que en el étimo de esas formaciones estaba presente la preposición latina cum, les anteponen la preposición romance con, en una suerte de redundancia preposicional: «¿Queredes ir conmigo al Criador rogar?» (Auto de los Reyes Magos [España c. 1180]); «¿Qué can es este que traes contigo? ¿Quiéreslo vender?» (Calila e Dimna [España 1251]).

Aunque en la lengua medieval también existieron conglomerados semejantes para el plural (connusco ‘con nosotros’ y convusco ‘con vosotros’), estos desaparecieron durante el Siglo de Oro, mientras que los de singular han pervivido hasta hoy en todas las variedades del español. Hay que advertir que conmigo, contigo, consigo han de escribirse siempre en una sola palabra.

Por su parte, la preposición sin sigue el patrón regular (preposición + pronombre), pues en latín la preposición sine aparecía siempre antepuesta: sine me, sine te, lo que da lugar en castellano a las construcciones regulares sin mí, sin ti. En este caso, la etimología no justifica las formas *sinmigo, *sintigo, inexistentes en español”.




Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Al enviar comentario, manifiestas que conoces nuestra política de privacidad
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Te puede interesar

CursosCursosCursos de formación, escritura creativa.
Concursos LiterariosConcursos Literarios España y Latinoamérica
librosLibros Publicíta tus libros
BiografíasBiografíasBiografías de escritores.
Recursos para escritoresRecursosRecursos para escritores
¿buscas editor?Publicar¿Deseas publicar?
AsesoríaAsesoríaAsesoría literaria. Informes, Correcciones

Cursos

banner cursos escritores org v

Asesoría

banner escritores asesoria v2

Datos de contacto

Escritores.org

CIF:  B61195087

  • Email: info@escritores.org
  • Web: www.escritores.org
  • © 1996 - 2022