CON LA POETISA PILAR ADÓN

CON LA POETISA PILAR ADÓN    

Nace en Madrid, 1971. Estudió Derecho. A los diecisiete años ganó su primer premio literario en RNE-R3 con un relato breve. En 1995 empezó a publicar en revistas literarias como La Hora Feliz, El Pájaro de Papel y Píntalo de Verde. Es autora de los relatos: Viajes inocentes, y de las novelas Las hijas de Sara y El hombre de espaldas. En el 2007 fundó la Editorial Impedimenta.     Ha publicado en Babelia, ABCD, Público, Eñe, Brèves, Turia, Müsu... Y en formato virtual: Literaturas.com, Ariadna r-c, Fósforo, Impracabeza o Aviondepapel.com. Actualmente ejerce la crítica literaria en el suplemento cultural Caballo Verde del diario La Razón.    De su obra poética destacamos Con nubes y animales y fantasmas (2006); De la mano iremos al bosque (2010); y los tres poemarios de La Bella Varsovia: La hija del cazador (2011), Mente animal (2014) y Las órdenes (2018).         En La hija del cazador, la niña que es mujer, se aleja de la casa hacia el bosque, busca un universo nuevo e incierto. El destino es el propio sendero. Allí las sombras huyen y acechan. Las emociones nuevas son trasunto, a su vez, de las emociones abandonadas. Vivir la casa donde vive el pasado y edificar la del futuro con la frágil materia del presente, con temores y extrañezas de una realidad en tránsito.            En Mente animal, se adapta al paisaje. Permanece lo que no se puede proteger y lo que no se puede destruir. En un mundo inadaptado, y sin la convicción de que el día merezca un amanecer como el que se regala, subsiste lo que arraigó o deambula, la caza, el alimento, la conservación entre vegetales y gusanos, eso donde se echan raíces y en torno a lo cual merodea la supervivencia o la memoria, sin resistir en la espera.              En Las órdenes, se escuchan las que tienen que ver con la condición de hija y de madre: la obligación de asumir los cuidados de los demás y obviar el bienestar propio, perpetuando los roles que se asocian a nuestras circunstancias. Ella ha escrito un libro incómodo por su cuestionamiento de a dictados —crecer, cuidar, reproducirse, seguir cuidando—. De ello el poema “Ligaduras”, que Alberto García-Teresa cita en Insumisas: poesía crítica contemporánea de mujeres, nos dice: /El afán de cuidar. Lo irremediable de cuidar. / En el tiempo de cada mujer que se apresura / Que no descansa, que lo hace todo. / Ahogándose en sí misma /. En tres secciones aparecen poemas hiperbreves (“Eso espiritual que ves en mí es miedo”; “Sólo quien tiene el amor / lo cree prescindible”; “Es una pulsión: un hombre encuentra agua / y tira una piedra”…) y en el que indaga en una misma, los ascendientes, lo corporal y lo psicológico. Hay algo de suplantación, de impostura ideal, de rectificación de lo vivido. En “¿Quién me va a cuidar cuando sea vieja?…” podría ser leído con hasta qué punto puede la autocompasión ser llevada al paroxismo: /Sola en mi sillón… /Sin hijos que me bañen, /… /me laven los pies y las axilas /cuando queden ya pocos motivos para existir./. ENCARNACIÓN SÁNCHEZ ARENAS PUBLICADO EN EL DIARIO JAÉN EL 15 DE DICIEMBRE DE 2019

 

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Te puede interesar

CursosCursosCursos de formación, escritura creativa.
Concursos LiterariosConcursos Literarios España y Latinoamérica
librosLibros Publicíta tus libros
BiografíasBiografíasBiografías de escritores.
Recursos para escritoresRecursosRecursos para escritores
¿buscas editor?Publicar¿Deseas publicar?
AsesoríaAsesoríaAsesoría literaria. Informes, Correcciones

Cursos

banner cursos escritores org v

Asesoría

banner escritores asesoria v2

Datos de contacto

Escritores.org

CIF:  B61195087

  • Email: info@escritores.org
  • Web: www.escritores.org
  • © 1996 - 2021