Origen Electro Mental de los Terremotos (Nuestros pensamientos, deciden el destino feliz o infeliz del mundo)

  • Autor: Robert Salas Falconi
  • Género: Autoayuda y Esoterismo
  • ISBN: 978 - 987 - 665 - 051 - 9
  • Nº Páginas: 200 páginas incluido un glosario biocentrista y cinco ilustraciones
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Formato eBook: PDF
  • Año: 2012

Así como antes de la explosión atómica sobre el Japón se ignoraba la existencia de la energía física; así también en la actualidad, la mayoría de nosotros, no sabemos casi nada, acerca de la mutación o gran cambio planetario que estamos experimentando a diario. Me estoy refiriendo al ascenso planetario en la que todas las formas de vida mineral, vegetal, animal y humana con sus respectivas formas y estados de materia inorgánica, orgánica, biológica y humana, estamos mutando hacia una nueva forma de existencia superior; dentro de un mundo de unidad, paz y amor universal. Nuestra vida planetaria con la Tierra en su interior como el imán visible dentro de su campo magnético invisible, se halla en transición desde la tercera dimensión en la que nos encontramos, a la quinta dimensión del universo dodecadimensional. Esta transición de la vida planetaria y la Tierra, se esta realizando a través de siete grandes desastres naturales; esto es, por medio de terremotos, tsunamis, huracanes, inundaciones, erupciones volcánicas, deshielo, calentamiento global o cambio climático, etc. Debido a la mutación planetaria por medio de los siete desastres, todo está cambiando y cambiará aún más, conforme nos acerquemos al final de Piscis y entremos de lleno, al nuevo ciclo de Acuario. Por este hecho, se están presentando fenómenos meteorológicos raros e inexplicables. Todos estamos percibiendo a diario por ejemplo, más lluvias torrenciales, inundaciones y nevadas en lugares calurosos, calor excesivo en zonas frías, mayor actividad del sol con alta radiación de tormentas solares. Estas tormentas, traen como consecuencia, el aumento de la vibración o frecuencia electromagnética sobre nosotros; mientras contrariamente, disminuye el campo magnético terrestre. Debido a la mutación planetaria, la Tierra está cargándose de altas vibraciones electromagnéticas desprendidas de las tormentas solares cada vez más intensas. Por este hecho la vida planetaria, está elevando las vibraciones de consciencia y mente de la Tierra. Esta nueva y elevada escala de vibraciones, despertará en nuestras células, a los diez filamentos genéticos adormecidos; con la cual en un futuro próximo, tendremos doce hélices activos en cada ADN. Con estos doce ondas mentales en cada ADN nuestra masa encefálica, funcionará en doce dimensiones; por lo que, tendremos acceso al uso completo de nuestra masa encefálica hoy restringida de 5 a 10%. Forzoso para nuestro ascenso planetario hacia un nuevo amanecer en una Tierra pentadimensional entonces, cambiará todo lo que para nosotros hasta ahora en la tercera dimensión, ha sido nuestra realidad concreta. Por eso los lugares que nunca antes tuvieron sismos, huracanes, inundaciones, calor o frió irresistibles; ahora los tienen o están empezando a tenerlas. Por eso también, los sistemas políticos, religiosos y los diferentes modelos de gobierno, finanzas y empresas del mundo; sufrirán, grandes convulsiones y dramáticos cambios en sus respectivas estructuras. No obstante, ninguno de los siete desastres naturales por grandes que sean, provocará el estrago total del planeta como suponen los creyentes en el calendario Maya. Ahora bien, basada en las leyes mentales del mundo invisible (mundo de las causas) y en las leyes físicas del mundo visible (mundo de los efectos), el libro revela que los temblores, sismos o cataclismos, son originados por tres causas: 1.- Por acción natural y evolutiva de la vida planetaria sobre la Tierra; como la acción de la vida humana sobre nuestro organismo para después, abandonarlo en la muerte. 2.- Por atracción psíquica de los simulacros nacionales de sismos. 3.- Por inducción psíquica de los pensamientos negativos. En las dos últimas causas de los sismos, interviene nuestro pensamiento de amplitud modulada, en cumplimiento a la ley de atracción mental que asevera, “las energías psíquicas que vibran igual o de parecida frecuencia, se sintonizan entre sí, y se atraen mutuamente” o en otro lenguaje “lo semejante atrae al semejante y rechaza al desemejante”. Esta ley psíquica, implica que todo pensamiento negativo o positivo, es causa psíquica destructiva o constructiva. Por eso lo que pensamos, creemos y tememos; se materializan en nuestro contorno, en sucesos felices o infelices. En consecuencia, el mundo y la realidad que nos circundan; es tal como pensamos, creemos y tememos. En los simulacros de prevención sísmica por ejemplo, nos contagiamos de la inquietud y nerviosismo que generan los simulacros. Luego así incitados y hasta días después del simulacro; siempre estamos pensando, creyendo y temiendo un supuesto terremoto. Hasta que en un momento dado, las falsas creencias y los temores, atraen movimientos telúricos. Cuando los pensamientos negativos de las personas neutrónicas (malas), predominan sobre las positivas de las personas protónicas (buenas); las negativas, se aglutinan sobre nosotros y forman a nivel de las nubes, masas de energía mental negativa. Desde estas masas mentales destructivas que se desplazan como nubes sobre campos y ciudades; los pensamientos negativos generadas por el simulacro sísmico por ejemplo, se desprenden, descienden y penetran al suelo hasta alcanzar la superficie interna de la corteza y la superficie externa del manto superior o astenósfera. Aquí los pensamientos negativos, colisionan con las ondas mentales negativas de la Tierra. En la colisión mental astenosférica del pensamiento negativo con la mente terrestre, se origina la combustión y aniquilación psíquicas; cuya secuela destructiva, es el surgimiento de la fuerza electro mental tectónico con frecuencia, longitud y amplitud de onda diferentes a las dos mentes que las originaron en la colisión. Esta nueva fuerza psicofísica con explosión sónica y golpe o empuje mecánico sobre las placas que flotan sobre el talco serpentino y magma, hace que las placas, se muevan en dirección vertical y horizontal ocasionando así, temblores, terremotos o cataclismos. El choque astenosférica de los pensamientos negativos de las personas neutrónicas con la mente negativa de la Tierra, causan la colisión mental astenosférica en el hipocentro o punto de juntura de la superficie interna de las placas con el manto superior. Como efecto de esta colisión psíquica, aparece debajo de las placas geológicas, la combustión y aniquilación psíquicas; cuya manifestación destructiva, es la fuerza electro mental tectónico. Este poder psicofísico, emerge en el subsuelo, asociado con vibraciones de luz, calor, sonido y color psíquicos. Los fenómenos sísmicos de luz, calor, ruido y color psíquicas; son audibles y visibles sólo por quienes de improviso, levantan la mirada o afinan el oído. Estos fenómenos psíquicos, se manifiestan eventualmente, en cada sismo de gran magnitud; sólo cuando el espesor y la gravedad específica (densidad relativa) de la corteza, lo admiten con facilidad. Según datos disponibles en la Internet, algunos fenómenos sísmicos de luz, sonido y color (exceptuado el calor), se hacen audibles y visibles, en casi todos los sismos que acontecen en todos los tiempos y lugares del mundo.

Comentarios (1)

  • Alejandro

    Alejandro

    22 Abril 2016 a las 05:49 |
    Es posible profundizar más en esta información? Muy interesante. Gracias por compartirla. Saludos.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.

El envío de comentarios está sujeto a los siguientes Términos de uso.