Escritores.org - Recursos para escritores

Cómo publicar un libro sin desesperar en el intento (I de V)

Ricardo Perez Hernandez 

Le ha dedicado mucho tiempo, horas robadas seguramente a los amigos, la familia o su tiempo de descanso. Ha sido un duro y al tiempo grato trabajo y usted considera que ha merecido la pena. Al fin ha terminado su libro.

Enhorabuena, buen trabajo. Pero ¿ahora qué? La escritura es en sí misma un premio, como todo escritor sabe. Pero llega un momento en que el premio nos comienza a resultar insuficiente. De manera especial si nos hemos atrevido a mostrar nuestro trabajo a algunas personas cercanas que nos lo han devuelto con elogios.

Qué decir si uno de nuestros textos ha conseguido destacar en algún certamen literario. Ese premio ha ratificado nuestra certeza de trabajar en el buen camino.

Así que animados por los comentarios favorables de nuestros primeros lectores, un premio literario o el creciente número de visitas al blog donde hace unos días colgamos nuestros poemas y relatos, tomamos la resolución de intentar publicar nuestro libro.

¡Bravo! He ahí una decisión valiente. Comprendo a la perfección su estado de ánimo, no hace mucho tiempo yo también lo tuve. En mi caso, el responsable fue El silencio del elefante (puede descargar algunos relatos en este enlace).

Fruto de los errores que a continuación describiremos, recibí una interesantísima y utilísima carta. Su remitente digital era una de las agencias de escritores a las que, equivocadamente (como veremos) envié el asunto de mi ocupación y preocupación, una copia en PDF de mi libro.

La agencia literaria Guillermo Schavelzon & Asociados, S.L. tuvo la amable gentileza de clarificarme cristalinamente el estado de las cosas.

En nuestra agencia, decían, recibimos a diario seis o siete solicitudes de representación. Como agencia de escritores, esta era una situación favorable. Sin embargo, destacaban también la imposibilidad material de leer seis o siete libros cada día. Lógico ¿verdad?

De ello se deriva como cierta la impresión que muchos escritores tienen tras sucesivas cartas, más o menos amables, de rechazo editorial: ni siquiera han leído mi libro. Por supuesto, no lo han hecho. ¿Cómo abarcar todos los manuscritos recibidos combinando esto con la atención a los escritores en activo de la editorial o agencia, además de otras tareas inherentes? No, no ha leído su libro.

¿Se puede hacer algo al respecto? Si es así ¿qué se puede hacer? Y otro aspecto importante ¿cuánto me va a costar? Sí, se puede hacer algo al respecto, algo útil que no está relacionado con nada más sino escribir y con coste cero. Ni un euro. Gratis. Efectividad y rentabilidad de esfuerzo con coste cero. No pinta mal ¿verdad?

¿Cuál es el problema? ¿Por qué rechazan mis libros? La respuesta a estas preguntas es tan abrumadora como simple: no se han utilizado los procedimientos habituales. No hemos sabido cómo vender nuestro libro, negándole por desconocimiento cualquier oportunidad.

No nos equivoquemos. Por muy frecuente que sean en nuestro país las recomendaciones y los amiguismos, esta fórmula no funciona tan bien como parece. Es un recurso del que se ha abusado tanto que los editores ya no lo consideran. Un editor siempre está desbordado de trabajo y el intento de “enchufe” no es para él sino una imprevista y molesta carga.

Esa es la clave de nuestro trabajo, saber que un editor está sobrecargado. Así que facilitarle las cosas será muy eficaz para nuestro objetivo. ¿Cómo hacerlo? Conociendo el funcionamiento de nuestro principal aliado, la única oportunidad real que tenemos de favorecer el camino a la edición de nuestro libro: La Propuesta, Propuesta Editorial o “Editorial Propose”.

 

 

Cómo publicar un libro y no desesperar en el intento (II de V)

Ricardo Perez Hernandez

Repuestos completamente de nuestro primer desánimo tras las cartas o mail de rechazo o, peor aún, del más absoluto silencio en este sentido, ahora que sabemos, como explicamos en la anterior entrada, que es responsabilidad nuestra conseguir atención para nuestro libro, es hora de ponerse manos a la obra.

¿Qué necesitamos para que nuestro libro tenga alguna oportunidad de llegar a ser publicado por una editorial? De nuevo, la respuesta es sencillamente abrumadora: escribir. Escribir es lo único que necesitamos para defender nuestro trabajo. Lógico ¿verdad?

Nuestro próximo objetivo es reclamar la atención de esos agentes y editores desbordados de trabajo y lo conseguiremos después de escribir la mejor presentación que seamos capaces. Un objetivo que debemos alcanzar en dos etapas: La Carta de Presentación y La Propuesta Editorial. Pongámonos a ello.

¿Qué características debe tener una carta de presentación? Partamos de la base de que no existe una fórmula magistral. Trabajamos con gustos, con gustos personales concretamente y esto es algo voluble, sujeto a cambios y modas.

Lory Perkins es agente literaria de Nueva York. A ella pertenecen las siguientes sugerencias que yo recibí a través de la carta de la agencia literaria Guillermo Schavelzon & Asociados, S.L.:

1.- No enviar nunca una carta de presentación que supere la página. Doscientas cincuenta palabras tienen que ser suficientes para presentarnos a nosotros mismos y a nuestro libro. ¿Qué hacer si nos sale más larga? Volver a escribirla. Doscientas cincuenta (250) palabras. Ese es el máximo.

2.- En la era de las tecnologías descarte usted de inmediato la carta manuscrita. Si me apura, también la mecanografiada. Y si me apura usted un poco más olvídese de otra cosa que no sea correo electrónico y formato PDF.

3.- No intentaremos ser originales o graciosos salvo que estemos presentando un libro de humor y forme parte del proceso. Queremos conseguir una relación profesional para nuestro libro. Ni las gracias improcedentes ni las alabanzas y elogios innecesarios son de utilidad con los profesionales serios.

4.- Se sorprendería usted de saber cuántas cartas de presentación omiten los datos de contacto: nombre, mail, teléfono de contacto, redes sociales y un horario en el que se está disponible para recibir llamadas (en su defecto, indicando la vía de contacto preferida).

Teniendo presentes las sugerencias mencionadas, recordemos de nuevo el espacio disponible de 250 palabras y acomodemos a él la siguiente información:

1.- Destinatario con nombre y apellido correcto (imprescindible)

2.- Una breve presentación de autor (datos relevantes como escritor, únicamente como escritor)

3.-Un párrafo de descripción del tema o argumento de nuestro libro.

4.-Alguna estimación sobre el mercado del tipo “la novela tal de temática afín vendió el pasado año tantos ejemplares” o los apoyos con que contemos en caso de tenerlos, como “la entidad tal ha comprometido la adquisición de tantos ejemplares”.

Terminaremos nuestra carta de presentación preguntando al destinatario si desea recibir una propuesta editorial al respecto. Con esta gestión correctamente efectuada ahorramos muchos sinsabores y llevaremos al máximo nuestras oportunidades.

Un día abre usted su correo y… ¡Oh! ¡Sorpresa! Una editorial de las quince a las que contactó ha respondido favorablemente. Quieren recibir una propuesta editorial. Estupendo, vamos a ello.



Cómo publicar un libro sin desesperar en el intento (III-V)

Ricardo Perez Hernandez 

Una respuesta favorable de una editorial a nuestra Carta de Presentación previa puede considerarse como un importante éxito: hemos conseguido una oportunidad, tal vez nuestra primera oportunidad.

De la correcta gestión del segundo proceso dependerá gran parte del resultado final.

Para defender nuestro libro debemos seguir escribiendo.

La Propuesta Editorial (Editorial Proposal) es un documento que consta de los siguientes nueve elementos:

1.- Nombre del autor y título del libro.

2.- Una sinopsis argumental de la novela, con dos a tres páginas de extensión (tamaño de letra 10 ó 12 puntos, interlineado 1,5 ó 2). En los casos de ensayos, biografías y otros textos de no ficción es posible y frecuente realizar la Propuesta Editorial antes de escribir el libro. Con la sinopsis debemos lograr que el editor tenga una perspectiva general pero completa de nuestro libro.

3.- El índice (muy fundamentalmente si se trata de un libro de no ficción).

4.- Una muestra de escritura: uno o dos capítulos, no más de 15 páginas (recordemos los tamaños de letra y
los interlineados que acabamos de mencionar).

5.- Información relevante sobre nosotros y sobre nuestra actividad literaria (algún premio, colaboraciones en los periódicos de su ciudad, relatos o poemas publicados en revistas, el éxito de nuestro blog o web que registra más de 300 visitas al día y tiene 600 usuarios registrados en apenas unos meses…). Por supuesto mencionaremos nuestra obra ya editada, si disponemos de ella. Es conveniente adjuntar un ejemplar.

6.- Comparación. Demuestre que conoce el terreno literario y está al tanto de las novedades y las listas de libros más vendidos. Muestre que conoce las tendencias afines a las de su libro. Y una vez que ha conseguido hacer ver que su libro tiene camino, explique por qué es diferente a los mencionados antes.

7.- No olvidemos que nuestro editor es un profesional y la publicación de nuestro libro ha de ser rentable. Démosle información de mercado, quiénes serán los compradores de nuestro libro. Qué tipo de lector, de qué edades, qué otros libros suele leer ese intervalo de lectores. Este apartado puede ocupar una página, es información clave.

8.- Pensemos también en la promoción del libro. Dediquemos un par de párrafos a sus contactos en los medios de comunicación, si los tiene, o los alumnos del centro donde da clases, las organizaciones o grupos a los que está vinculado…

9.- Prensa, páginas literarias de Internet, blogs de prestigio… adjunte usted las reseñas, críticas o entrevistas de sus trabajos previos. No olvidemos que una mención moderada de un medio prestigioso puede resultar más eficaz que grandes elogios y alabanzas de un medio menor.

Hasta aquí llega nuestra labor.

Estos son los pasos previos que hemos de dar para que nuestro libro tenga alguna opción real de ser publicado por una editorial.

Pero ¿quién ha dicho que las editoriales sean el único recurso?


 

Cómo publicar un libro sin desesperar en el intento (IV de V)

Ricardo Perez Hernandez 13 de Febrero de 2009

Como decíamos en la segunda entrada de esta serie de artículos, no existe una fórmula magistral para lograr el éxito en nuestro primer intento de acceso al mundo editorial. Lo que es indudable es que resultará muy favorable para nuestro libro seguir correctamente las distintas fases del proceso.

No desesperaremos en caso de no haber obtenido ninguna respuesta favorable dos semanas después de enviar nuestras Propuestas Editoriales. Llegados a este punto, valoraremos haber conseguido hacer efectiva nuestra Carta de Presentación y nos pondremos de nuevo manos a la obra. Esta vez por otro camino.

Los grandes deportistas de éxito presentan una característica común: han alcanzado sus logros de manera progresiva, llegaron a ganar el campeonato del mundo o el oro olímpico porque un día ganaron en el campeonato deportivo que su escuela programaba cada año.

Este es un buen momento para replantear nuestra estrategia.

Podemos diseñar para nuestro libro un crecimiento ascendente, vayamos de más a menos. En el primer estadio del proceso sentaremos las bases de nuestra labor de difusión. Ahora nuestro trabajo consiste en ganarnos a los lectores uno a uno. Quizá no sepa que el éxito de ventas de Ruiz Zafón con ‘La sombra del viento’ estuvo precedido de un boca a boca popular que demandaba este libro en todas las librerías de España. Hoy es uno de los libros más vendidos en decenas de países.

El primer nivel comprende varias acciones simultáneas divididas en dos categorías, acciones físicas y acciones digitales.
Las acciones físicas de primer nivel son económicamente accesibles y dependen en gran medida de nuestro dinamismo y creatividad. Las grandes editoriales usan como recurso frecuente de captación de lectores la edición de modo gratuito de las primeras 20 ó 30 páginas de sus obras.

Estos anticipos editoriales, en nuestro caso, pueden tener tamaño cuartilla (medio DIN A 4). De este modo, obtendremos 4 páginas de nuestro libro en cada folio impreso a doble cara. Necesitaremos 6 folios para editar las primeras 20 páginas de nuestro libro.

Podemos pedir la ayuda de algún amigo para el diseño de la portada y contraportada. En ésta redactaremos una breve introducción de dos o tres párrafos para invitar al lector a visitar nuestra obra. Obvia decir que es necesario un lenguaje sugerente y conciso.

En cuanto al interior de la portada, dispondremos una franja vertical en cada una. La primera será para la presentación del autor. La segunda puede contener un breve fragmento escogido de la obra. De este modo captamos la atención del lector hacia nuestra literatura con el mero hecho de mirar nuestra contraportada.

No estaría de más que la portada de nuestro libro se difundiese por otros soportes. Podemos imprimir marca páginas y carteles que complementen la pre edición de nuestra obra. Frecuentemente, las librerías de una ciudad apoyan a los escritores locales. Comience por esas librerías donde le conocen porque usted compra allí sus libros.

¿Cómo podemos saber si nuestra primera acción ha tenido éxito? Lo veremos a continuación. ¿Cuál es el objetivo? Establecer nuestro primer cupo de lectores. ¿Y después? Después… veremos.


Cómo publicar un libro sin desesperar en el intento (V de V)

 Ricardo Perez Hernandez 14 de febrero de 2009

Terminábamos el post anterior preguntándonos sobre el modo de conocer el éxito de nuestras primeras acciones. Antes de ello, recordemos que el lector al que nuestra pre edición ha despertado interés tiene deseo de leer más. No podemos dejar pasar esta situación favorable. Las nuevas tecnologías vienen en nuestro auxilio.

Dos recursos nos ayudarán en el objetivo de captar lectores para nuestro libro: correo electrónico y blog. Comuniquemos a nuestros contactos de correo electrónico y de las redes sociales (¿no tiene espacio en una red social? Es momento de conocer Tuenti, Facebook o MySpace) de las que formemos parte que tenemos un proyecto literario entre manos. Enviemos el archivo digital de nuestra pre edición.

¿Cómo redactar un mail efectivo? Seamos escuetos y graduemos la información de más a menos importante. ¿Recuerda las características de la Carta de Presentación que redactamos? En esta cadena de correos debemos recortar la extensión a la mitad. Los usuarios frecuentes de nuevas tecnologías valoran recibir información útil y eficaz en poco espacio. Dos párrafos de cuatro o cinco líneas, un máximo de 150 palabras, debe ser suficiente. No olvide dar las gracias a su contacto antes de pedirle que tenga la amabilidad de hacer llegar ese correo a las personas que pueda interesar. Sigamos buscando lectores.

Bien, hemos captado la atención sobre nuestro libro a través del material distribuido en las librerías, bibliotecas, centros culturales, asociaciones, locales de música en directo, galerías con exposiciones de nuestra ciudad y, en el aspecto digital, a través de nuestras redes de contacto. ¿Cómo pueden seguir leyendo nuestro libro?

Nos apoyaremos en las herramientas digitales y publicaremos nuestro blog, un blog dedicado exclusivamente al libro, diseñado en consonancia con la pre edición. El soporte Wordpress es uno de los más difundidos aunque existen otras opciones. No olvide recoger la dirección de su blog y una dirección de correo electrónico en todo el material promocional impreso: pre edición, marca páginas, carteles…

¿Cuáles serán los contenidos de este blog? En un primer momento, dosificaremos la información. Hemos pre editado 20 páginas de nuestro libro. Publiquemos entonces en el blog dos archivos de 10 ó 15 páginas cada uno. Existen dos opciones de publicación: mediante la descarga de un archivo (formato Word o PDF) o directamente en el blog.

En este segundo caso debemos recordar las características de los lectores en Internet. Dividiremos el contenido en entradas que no superen las 1.000 palabras. Quien quiera leer más rápido puede descargar los archivos.

Tendremos preparadas otras tres entregas en previsión de un rápido éxito del libro. Después de cinco entregas gratuitas usted elige: seguir dando a conocer el libro gratuitamente o previo pago de una cantidad (Paypal y otras herramientas de pago online le serán de interés, además de la clásica trasferencia bancaria)

El blog ofrece como ventaja la posibilidad de fidelizar lectores a través de la suscripción de contenidos. Este es nuestro segundo objetivo clave. Invitemos a los lectores del blog a recibir directamente en su correo las siguientes entregas de nuestro libro. Si conseguimos un número significativo de lectores suscritos, estamos en condiciones de intentar de nuevo la Propuesta Editorial.

Para evitar el trabajo de una nueva Carta de Presentación y para aprovechar nuestros esfuerzos previos, nos pondremos en contacto otra vez con las editoriales del principio, invitándoles por mail a comprobar en nuestro blog la buena acogida en la Red de nuestra obra.

Después de esto, comenzaremos de nuevo el proceso con otras editoriales. Esta vez contando con la ventaja de un éxito previo.

Si nuestro blog funciona y vemos que la mayor parte de visitantes proceden de nuestra ciudad y alrededores quizá sea momento de dar un paso al frente y costear una pequeña tirada de libros a través de una imprenta. Para los lectores de otros lugares mantenemos el blog, gratuitamente o previo pago por contenidos.

¿Por qué una imprenta y no una edición compartida con una editorial? Por dos razones principalmente. En este primer estadio, nuestro objetivo es un objetivo local. ¿De qué nos sirve tener libros en otras ciudades si nadie sabe que están allí? Este proceso pudiera considerarse en un segundo estadio, cuando las demás iniciativas, como el blog, tengan un éxito notable.

Otra razón es el precio. Editar 200 ó 300 ejemplares (suficientes para una primera autoedición) en un formato estándar tipo ‘libro de bolsillo’ tiene un precio asumible (con esfuerzo, sí, pero razonable), Compare precios de varias imprentas. Con una tirada de 500 obtendrá mejor precio que con 200 pero ¿tenemos suficientes lectores para ello?

Una última consideración respecto a las ediciones compartidas. Si elige esta modalidad ponga mucho empeño en conocer la reputación y eficacia de la editorial. Intente contactar con autores que ya hayan publicado allí (le servirá de referencia su catálogo), busque en foros de opinión comentarios sobre ella. En ocasiones, la edición compartida esconde un negocio de imprenta donde al escritor asume todos los gastos del proceso a cambio de un sencillo espacio web y una presentación en la capital. ¿Nos compensa? Compare precios de nuevo.

Con el libro en la mano, organice una presentación en su librería favorita, invite a los medios de la ciudad a través de una nota de prensa y hágales llegar antes un ejemplar (asegure una entrevista). Si no acudiesen a su presentación los medios deseados, redacte usted mismo la noticia de presentación y acompáñela con una foto del acto. No use un texto impreso, envíe la noticia y la foto (no menos de 3 Mb) en formato digital. Esto le dará más opciones de que sea publicada.

Tampoco debemos descartar opciones como la edición bajo demanda en portales como Bubok o Lulu.

Llegamos con esto al final de la serie de artículos. Sólo me queda desearle la mejor suerte para usted y su proyecto literario que, quizá, podamos leer pronto.

Ricardo Perez Hernandez 

 

Fuente: www.papelenblaco.com

http://www.papelenblanco.com/mundo-editorial/como-publicar-un-libro-y-no-desesperar-en-el-intento-v-de-v

 



Comentarios (2)add comment

Escribir comentario
corto | largo
 

busy
 
Estás en: Home Publicar Artículos de interés

Datos de contacto

ESCRITORES.ORG

CIF:  B61195087

  • Email: info@escritores.org
  • Web: www.escritores.org
  • ©1996 - 2019