Escritores.org - Recursos para escritores

E-mail Imprimir

 

Los palíndromos

 

palindromo

 

Extraña y exótica, la  palabra palíndromo ha fascinado a muchos escritores/as. Un palíndromo es una palabra o una frase que se lee igual de izquierda a derecha o de derecha a izquierda.

Quizás nunca nos habíamos planteado leer una frase tan común como yo soy al revés:

"Yo soy".

Los palíndromos pueden ser literales o solos de grafías. Quizás el más famoso sea el de:

"Amor"  que leído al revés nos da "Roma".

Y puede estar formado por una frase:

"Amor a Roma".

"Atar a la rata".

"Dábale arroz a la zorra el abad".

Y hay muchos otros, es cuestión de inventiva, algunos autores se dedicaron en parte como juego, en parte porque, sobre todo para los poetas, es una buena práctica estilística:

"El bar es imán o zona miserable", de Alexandre Beltrán.

"No traces en ese cartón", de José María Platero.

Julio Cortázar también era gran aficionado a estos: “Átale, demoníaco Caín, o me delata”, así como Cabrera Infante:  “Nada, yo soy Adán”.

Uno de los creadores más prolíficos de palíndromos es el argentino Juan Filloy, que se convirtió en el que un mayor número de palíndromos creó en lengua española: “Acaso hubo búhos acá”, “Allí tápase Menem esa patilla” y “Sólo dí sol a los ídolos”, "No di mi decoro, cedí mi don", o "Ateo por Arabia iba raro poeta".
Junto con el gran Darío Lancini, autor del libro Oír a Darío, autor de algunos famosos como "Yo hago yoga hoy" o "¿Son ruidos acaso diurnos?".

No es nada fácil crear palíndromos, y podríamos pensar que solo se puede alargar en una sola frase, pero para algunos la inventiva es infinita, como demostraron Luis Torrent:

"Allí por la tropa portado, traído a ese paraje de maniobras, una tipa como capitán usar boina me dejara, pese a odiar toda tropa por tal ropilla."

Y Ricardo Ochoa:

"Adivina ya te opina, ya ni miles origina, ya ni cetro me domina, ya ni monarcas, a repaso ni mulato carreta, acaso nicotina, ya ni cita vecino, anima cocina, pedazo gallina, cedazo terso nos retoza de canilla goza, de pánico camina, ónice vaticina, ya ni tocino saca, a terracota luminosa pera, sacra nómina y ánimo de mortecina, ya ni giros elimina, ya ni poeta, ya ni vida."

Lancini se  atrevió a ir todavía más lejos con poemas como este:

La mar
¡Ah! El anís es azul al ocaso.
Claro, la canícula hará mal.
Alejábase bello sol.
¡Sumerge la usada roda!
A remar.
¡A La Habana, bucanero Morgan!
Oleaje de la mar…
¡Al remo! ¡Corre!
Playas…
Ay, al perro comer la rama le
deja el onagro, morena cubana.
¡Bah! A la ramera adorada su
alegre muslo sol le besa.
¡Bajel a la mar! ¡Ah!
Alucina calor al cosaco.
La luz asesina le hará mal.

Os dejamos el reto... ¿alguien se anima a hacer algún palíndromo nuevo?

 

 

 

 



Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
corto | largo
 

busy
 

Recomendados

CursosCursosCursos de formación, escritura creativa.
Concursos LiterariosConcursos Literarios Concursos Literarios (España y Latinoamérica)
librosLibros Publicita tus libros
BiografíasBiografíasBiografías de escritores.
Herramientas de promociónHerramientasHerramientas de promoción para escritores
Recursos para escritoresRecursosRecursos para escritores
¿buscas editor?Publicar¿Deseas publicar?
AsesoríaAsesoríaAsesoría literaria. Informes, Correcciones


servicios


cursos2

Datos de contacto

ESCRITORES.ORG

CIF:  B61195087

  • Email: info@escritores.org
  • Web: www.escritores.org
  • ©1996 - 2017